El timo del Buggypod

20 Dic

En general no me gusta hablar mal de nada ni de nadie. Creo que es dedicar tiempo a cosas que no valen la pena, y en estos momentos de mi vida si algo no me sobra es tiempo. Pero es que esta historia ha pasado de castaño oscuro y no quiero que nadie caiga en la misma trampa que yo…¡Menudo timo el del Buggypod!

El Buggypod es una sillita de paseo que se acopla de forma parecida a un sidecar en la mayoría de los carritos de paseo. Se presenta como la mejor solución para transportar al hermano mayor cuando tienes dos bebés seguidos, que es mi caso. En teoría es seguro, práctico, cómodo y ligero. Te cuentan que se dobla con facilidad y no es necesario desmontarlo para meterlo en el maletero. En definitiva, La panacea.

Ya embarazada de C me comentaron de la existencia de este chisme y me pareció la mejor solución a mis problemas. Lo quería. A toda costa. Pero esta historia de amor ya empezó mal. Encargué en julio el modelo barato, pero resulta que para el Bugaboo Camaleon sólo sirve el modelo caro. Así que va y me rajo. Pero llegó septiembre y con él mi pequeño C, así que volví a acordarme que seguía sin tener una solución para llevar a los dos sola. Y ya, el día en que E me abandonó a mi suerte con los dos lo tuve claro: mi solución era un Buggypod. Así que lo volví a encargar. ¡Tiraba la casa por la ventana!

Después de un mes de espera por fin me llaman de la tienda para que lo pasara a buscar, y eso hice, a toda mecha tras colgar el teléfono. En la tienda tardamos una hora y media en montarlo y acoplarlo al Camaleón, que es el cuco de C. Costó sudor y lágrimas, y aunque no las teníamos todas con nosotros decidimos pasar a la siguiente fase, probar el chisme. Así que subimos a R a la silla. Con 20 meses, su forma de comunicarnos que el trasto no le gustaba lo más mínimo fue gritar como un poseso como si le estuviésemos sentando en la silla eléctrica. Ahora lo veo claro, sus razones tenía…¡El niño no cabe! Encima, al intentar reclinar la sillita hacia atrás el pobre se quedaba atascado entre dos barras metálicas que no sé con qué función diseñó el creador de semejante trasto. Mientras escribo este post me siento bastante idiota, porque si me fijo en su web, en las fotos corporativas el Buggypod suele ir sin niño, y en las pocas fotos donde lo hay… ¡¡se ve claramente que no cabe!!! Pero está claro que estas cosas las vemos después. Ya lo dicen: a toro pasado, todos somos Manolete.

Pero bueno, podíamos pasar comprando un chisme en el que R tendría que ir incómodo de vez en cuando. Lo peor estaba por llegar. Empujamos un poco y el chisme tambaleaba como mala cosa. Máxima seguridad por nada menos que 307 Euros. Y ya, para rematar, nos damos cuenta que no se dobla con ninguna facilidad. Es más, es necesario desmontar 2 de sus 3 ruedas para poder doblarlo. Una de las ruedas tiene un accesorio para guardarla en el carrito, pero la otra te la tienes que meter en el bolso, o donde te quepa. Así que, si por ejemplo, tienes que subir en un ascensor te encuentras con el carrito en una mano, el mayor en brazos y una rueda colgada de cada oreja.

Así que no, no cumple con ninguna de las promesas, y encima, cuando se lo dices al fabricante decide que no te va a devolver el dinero…¿Perdón? Pero si ni me lo he llevado a casa! No lo he probado! ¿EN SERIO? Afortunadamente para mí, la tienda donde lo compré ha asumido el coste, y me han devuelto el dinero, pero no puedo dejar de sentirme fatal porque al final fui yo la que me encapriché con semejante armatoste. En fin, a todos los que tenéis un Bugaboo Camaleón y os queréis comprar un Buggypod…¡Advertidos estáis!

Otras que me advirtieron y a quiénes no hice demasiado caso:

– Siendo Madres

– La Alcoba de Blanca

Foro Telva (Ver segundo comentario)

Buggypod IO

Croquis del trasto

Anuncios

4 comentarios to “El timo del Buggypod”

  1. desmadreando 20 diciembre, 2012 a 10:33 AM #

    Pues menos mal que el de la tienda se vio decente…¡para matarlos y despellejarlos!
    Debo decir que ayer que te leí realmente me hiciste repensar mi idea de preñarme jajaja eso de estar sola en Lionville sin ayuda y tener que desplazarme con dos pufffff me da dolor de cabeza, de espalda y ¡SÓLO TENGO A UNA! pero bueno mi bestia vale por mil!!!

    Gracias por la NO RECOMENDACIÓN!!

    • Karusa 20 diciembre, 2012 a 10:41 AM #

      Los de la tienda son una pasada, es la típica tienda de confianza que siempre está por el cliente y nunca te pide explicaciones de nada. Se llaman Per a Un Mes y están en Barcelona.

      Lo de preñarte…pues va a días. Yo hay días que me quiero ligar las trompas y otros que me embarazaría sin pensarlo. Repito, sin pensarlo 🙂

      ¡Feliz día, Desmadrosa!

  2. peinetapintxosymimonillo 21 diciembre, 2012 a 12:36 PM #

    JOlín vaya faena, pues si a veces estas cosas no son como un espera y para colmo suelen costar un pastizal. Yo había visto ese sistema de ir como en una silla plegable pegado a la silla, pero bueno nunca se sabe….quizas te sale mejor el patinete del bugaboo con taburete y listo

    • Karusa 21 diciembre, 2012 a 8:15 PM #

      Mmmm, el problema no es que no ande, porque el niño anda lo q le pidas… el tema es poder llevarles atados a los dos, porque en una tienda el punki es capaz de llevárselo todo por delante, o peor, bajarse del patinete en pleno cruce y meterse debajo de un coche…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: